Los establecimientos de comida en Nuevo México sólo pueden atender a los clientes con opciones de comida para llevar y de entrega a domicilio, a partir de las 9 a.m. del 19 de marzo de 2020.

Estas restricciones están siendo implementadas bajo una orden de emergencia de salud pública del Departamento de Salud de Nuevo México en un esfuerzo por frenar la propagación de COVID-19.

El Departamento de Salud y el Departamento de Medio Ambiente, que regula los establecimientos de alimentación, anima firmemente a los negocios a utilizar las opciones de comida para llevar cuando sea posible y pide a los clientes que llamen para hacer sus pedidos con antelación. Si los clientes deben entrar en el establecimiento para pedir o recoger comida, los establecimientos deben limitar el número de clientes en el interior a no más de 10 y fomentar un distanciamiento social de al menos 6 pies entre cada persona.

El aumento de las restricciones también incluye el cierre de los centros comerciales interiores. Sin embargo, los restaurantes ubicados dentro de centros comerciales con una entrada exterior separada pueden permanecer abiertos. Los restaurantes ubicados dentro de centros comerciales sin acceso exterior deben cerrar.

Las disposiciones de esta orden de emergencia de salud pública están siendo aplicadas por el Departamento de Medio Ambiente de Nuevo México, el Departamento de Regulación y Licencias, el Departamento de Seguridad Nacional y la Policía Estatal. Estos organismos están aumentando la vigilancia de los establecimientos para controlar y hacer cumplir la orden. El no cumplimiento resultará en sanciones civiles o penales, incluyendo la posibilidad de pérdida de la licencia.

Puede obtenerse más información en https://www.env.nm.gov/foodprogram/. Una lista de las oficinas locales del Programa de Alimentos e información de contacto está disponible en https://www.env.nm.gov/district-field-offices/. La información más reciente sobre COVID-19 en Nuevo México está disponible en
https://www.newmexico.gov/.
###